Sedación

La sedación es un procedimiento cuya finalidad es que el paciente esté tranquilo y relajado mientras se le realiza una intervención bajo anestesia local.

El importante avance en las técnicas de cirugía oral e implantología ha ido acompañado de la introducción de esta práctica anestésica que permite modificar un procedimiento quirúrgico que podría ser desagradable en una experiencia confortable Consiste en la administración de analgésicos y ansiolíticos al paciente para que no le duela nada a pesar de estar despierto y consciente en todo momento. Los efectos de la sedación duran lo mismo que el tratamiento o intervención.

La sedación consiste en un proceso en el que se administran medicamentos por vía oral o intranasal, seguido y mantenido en el tiempo por administración de medicamentos por vía aérea y/o intravenosa.

El médico anestesiólogo es el encargado de controlar todo este proceso de principio a fin y tratar las posibles complicaciones que pudieran surgir.

Todas las preguntas relacionadas con el tema de sedación consciente pueden ser aclaradas en la clínica, previa a su realización por parte del anestesista .

Las sedaciones conscientes es preferible realizarlas por la mañana ya que es imprescindible estar en ayunas de líquidos 6 horas antes. No debemos pensar que el paciente sedado no va a sentir dolor, sino que simplemente, controlará mejor su ansiedad. Recordemos, que los sedantes utilizados actualmente no son analgésicos, por lo tanto, el niño deberá ser anestesiado si el tratamiento así lo exige. La sedación permite, la posibilidad de realizar una anestesia local sin mayores complicaciones y con mayor aceptación del paciente. Al finalizar la cirugía el paciente será capaz de marchar a su domicilio acompañado y sin dolor. Se le prescribirán fármacos analgésicos, antibiótico y anti inflamatorios junto con normas dietéticas para hacer más fácil e indoloro el postoperatorio.

Sedación consciente en NIÑOS

Cuando se han agotado los intentos de motivar a un niño para hacer un tratamiento de odontología, hay que pensar que contamos con la sedación como un procedimiento alternativo que permite las maniobras odontológicas necesarias en un paciente pediátrico, reduciendo los niveles de ansiedad y excitación.

La sedación consciente se puede realizar en el consultorio dental en aquellos niños que son incapaces de eliminar su “miedo” inconsciente al tratamiento odontológico, que no lo pueden controlar. La manera en que los niños muchas veces manifiestan que tienen miedo es cerrando la boca, gritando, o no dejan explorarles. Es misión mía valorar estos niños y dar, si es posible, la opción de la sedación consciente.

Los objetivos de la sedación en Odontopediatría consideran, tanto las necesidades de los pacientes como las del odontopediatra. En cuanto a los niños, se pretende la reducción del miedo y la percepción de dolor También, aquellos niños con discapacidades psíquicas imposibles de durante el tratamiento, que se facilite la adaptación al tratamiento y prevenir el desarrollo de fobia dental y ansiedad.

¿Qué ventajas se obtienen?

  • Tranquilidad y confort.
  • Relajación.
  • Seguridad.
  • Mejora de las condiciones de trabajo operatorio de su odontólogo.
  • Rápida y cómoda recuperación.

¿Es segura?

Es una técnica altamente segura. Con la monitorización del paciente y de las dosis de fármacos empleadas habitualmente para una sedación consciente  podemos considerar que los riesgos son mínimos.

¿Qué efectos secundarios tiene?

Tiene algunos posibles efectos secundarios como nauseas, vómitos , modificación de las percepciones sensoriales, angustia, agitación. Todos los efectos secundarios desaparecen minutos después de la suspensión de los fármacos.