Implantes

¿Que es la implantología?

La implantología funciona fijando directamente los dientes al hueso, de manera que no hace falta fijar lasprótesis a los dientes vecinos. La fijación de una prótesis a implantes colocados dentro del hueso es la solución más parecida a la dentición natural.

¿Quién puede colocarse implantes?

Cualquier persona puede colocarse implantes salvo algunas excepciones, en las que no se aconseja su utilización. Estas contraindicaciones son, entre otras, algunas enfermedades metabólicas crónicas (diabetes sin controlar, hiperparatiroidismo) enfermedades óseas (osteomalacia, Paget) enfermedades sanguíneas, inmunodepresiones o enfermedades psiquiátricas.

¿Qué es necesario para colocarse implantes?

En primer lugar, junto a un correcto control de la salud general, es necesaria una buena salud bucal, con un control previo de todas las infecciones dentales y periodontales. Además se requiere un maxilar y/o mandíbula con cantidad y calidad de hueso suficiente para albergar con éxito los implantes. Por este motivo, si no existe hueso suficiente, es necesaria la colocación de injertos o la realización de alguna técnica de aumento de hueso.

¿Cuánto duran los implantes?

Hay una experiencia mundial de 40 años en el uso de implantes, con un continuo trabajo de perfeccionamiento en su diseño y composición. El implante una vez osteointegrado puede permanecer indefinidamente fijado al hueso igual que un diente natural. Sin embargo, del mismo modo que se pueden perder los dientes naturales, también pueden perderse los implantes si se produce alguna infección, traumatismo o sobrecarga anormal.

¿Cómo es la intervención?

Los implantes se colocan generalmente bajo anestesia local y de forma ambulatoria. La intervención consiste en la apertura de la encía y la elaboración en el hueso de un orificio donde se coloca el implante. Al finalizar, se cierra de nuevo la encía. Durante el periodo de osteointegración del implante puede colocarse una prótesis provisional, en espera de la colocación de la prótesis definitiva después de 3 a 6 meses. En determinadas circunstancias, si es necesario, la intervención puede realizarse también bajo sedación o bajo anestesia general.

¿Cómo es la recuperación?

Después de la intervención es previsible la aparición de inflamación durante 2 ó 3 días, que irá desapareciendo progresivamente hasta la normalidad en 7 - 10 días. Durante ese tiempo es aconsejable una dieta blanda.